Jaulas para chinchillas

Jaulas para chinchillas

Tener una chinchilla en casa es cada vez más común. Son animales muy inteligentes y cariñosos por lo que es un acierto seguro tenerlos como mascotas domésticas. Eso sí, desde Zoolife siempre recomendamos conocer bien la especie del animal para saber qué cuidados necesita. En el caso de estos roedores, uno de los requisitos indispensables para tenerlas en casa es la compra de una jaula para chinchillas. 

Mostrando el único resultado

La chinchilla es un animal que puede soportar temperaturas extremas y mucha sequedad, algo muy característico de donde procede: los Andes. Es un tipo de roedor que se acostumbró muy fácilmente a la ciudad cuando el hombre empezó a domesticarla. Llegó incluso a pasar a ser una especie en peligro de extinción pues en algunos países se convirtió en un plato de comida. Esto fue hace un tiempo, y ahora es una de las mascotas preferidas de niños y adultos.

Se trata de roedores de pequeño tamaño que en general son apacibles y poco agresivos. Aunque son muy cariñosos y llegan a confiar en las personas que les cuidan, no hay que manipularlos demasiado puesto que pueden llegar a estresarse y provocarles graves problemas de salud. También se trata de animales muy inteligentes que se comunican a través de chillidos o pequeños mordiscos de afecto. Para que una chinchilla esté en perfectas condiciones hay que cuidar una serie de requisitos, uno de ellos es la jaula.  

Así, las chinchillas necesitan vivir en espacios grandes y seguros por lo que cuanto mayor sea la jaula, mejor condiciones de vida tendrá. También es importante elegir una jaula que, además de grande, tenga varios pisos con el que nuestra chinchilla pueda corretear. Desde Zoolife recomendamos que, al menos, una jaula para chinchillas tenga 120 x 60 x 45 cm.

Hay que tener en cuenta que son animales especialmente activos por lo que es imprescindible que tenga un gran espacio horizontal para que pueda correr y brincar. La jaula nunca debe colocarse en una zona con corrientes de aire o zonas con excesivo calor o frío. Así se evitarán graves problemas de salud. La temperatura ideal oscila entre los 10 y 18 grados. La jaula debe estar situada en una zona tranquila en la que el animal no se estrese y siempre estará alejada de otros animales.

En lo que respecta al material, es importante evitar los accesorios de plástico y elegir jaulas con barrotes metálicos. Hay muchas personas que llegan a hacer jaulas caseras para chinchillas de materiales como metacrilato o madera. La base de la jaula nunca debe ser de rejilla puesto que podría provocar daños en las patas de la chinchilla. 

Asimismo, la jaula para chinchillas siempre debe tener un portaheno, un bebedero y un comedero para que puedan disponer siempre de comida y bebida. También se puede colocar un esquinero para que hagan sus necesidades dentro. Desde Zoolife siempre recomendamos que este tipo de jaulas contengan algunos detalles más para garantizar que nuestro animal esté entretenido. Algunos de ellos pueden ser hamacas, puentes, pelotas, ramas… con los que divertirse. 

Por último, hay que conocer que las chinchillas son animales muy pulcros con unas necesidades especiales. Se trata de un tipo de roedor que para limpiarse lo hace en baños de arena por lo que siempre que sea posible habrá que proporcionarles un rato al día un cuenco con este tipo de arena para chinchillas con las que puedan limpiarse y asearse. 

Contacta con nosotros